Superior

¿Qué es la hiperactividad infantil? Entrevista con Jesús Gómez Campoó

Puntúa este artículo

Que es la hiperactividad


Hoy en CometeLaSopa entrevistamos a Jesús Gómez Campoó,  logopeda y antiguo niño hiperactivo. Hoy, Jesús, nos va a hablar de el TDAH o hiperactividad, su tratamiento, las características de estos niños y de su visión de este trastorno como profesional y como afectado.


Hola Jesús, nos puedes decir ¿qué es la hiperactividad infantil?


El Trastorno por Déficit de Atención/ Hiperactividad (TDAH) es un trastorno neurobiológico provocado por un desequilibrio entre dos neurotransmisores noradrenalina y dopamina, afectando directamente a las áreas del cerebro responsables del autocontrol y de la inhibición del comportamiento inadecuado.

Es el trastorno neurobiológico más frecuente en la infancia, afectando a un 3-7 % de la población infanto-juvenil (más o menos uno o dos niños por aula).

Se caracteriza esencialmente por tres síntomas:

• Hiperactividad
• Impulsividad
• Déficit de atención

Estos síntomas normales en la mayoría de los niños, en este trastorno son más intensos de lo esperable, se manifiestan en más de un lugar (colegio, casa, etc.) y suelen prolongarse por más de seis meses. Según el síntoma predominante se puede hablar de distintos tipos de trastornos.


¿Cómo se detecta y diagnostica?


El TDAH se suele detectar por los padres o en los colegios, principalmente en la primera etapa de primaria, que es cuando aparecen los primeros problemas de aprendizaje.

Si el maestro del aula o el psicopedagogo del Centro sospechan la presencia de este trastorno responden un cuestionario llamado “Escala Conners” que consta de 39 preguntas sobre conductas características de estos niños. Cuando los resultados de esta escala señalan un posible diagnóstico de TDAH se les recomienda a los padres consultar con su pediatra.

El pediatra derivará al niño al especialista correspondiente que puede ser un psicólogo clínico, un neurólogo o un psiquiatra infantil. Estos especialistas se encargarán de pasar distintas pruebas para confirmar el diagnóstico o descartar otras patologías, entre ellas pruebas de neuroimagen, potenciales evocados cognitivos, etc.


¿Cuál es su tratamiento?


Aunque depende de cada caso particular, el tratamiento farmacológico suele ser la base. Consiste en la administración de estimulantes para ayudar al niño a concentrarse mejor y sedantes en el caso que muestre otros síntomas como rasgos psicóticos.

La medicación tiene un tiempo de acción, dependiendo de los horarios de toma. Los especialistas intentan que el efecto máximo del medicamento coincida con el horario escolar.

Como en el caso de cualquier otro medicamento,  pueden aparecer efectos secundarios como que el niño se encuentre muy apagado, que duerma peor o tenga menos apetito.

A veces también es necesario un tratamiento cognitivo-conductual para la modificación de conductas desadaptativas, el trabajo de habilidades sociales, la solución de problemas, la planificación de sus actos y la mejora de su lenguaje interno mediante la autorregulación y las autoinstrucciones. A partir de los 7 años el lenguaje interno asume un papel de autorregulación, que estos niños no tienen tan desarrollado. Para la realización de cualquier tarea se le enseña a valorar primero todas las posibilidades de la misma, a concentrarse y a comprobar los resultados parciales y globales una vez finalizada.

Si existen problemas de aprendizaje éstos también se deben abordar. Es común que estos niños presenten dificultades en la lectoescritura y el cálculo. En ocasiones, las dificultades del aprendizaje de la lectoescritura se pueden confundir con una dislexia. El niño omite partes de palabras, intercambia letras, etc. pero estos casos se suele deber a sus problemas de atención.


¿Estos niños presentan problemas de lenguaje o habla?


El lenguaje de los niños con este trastorno presenta algunas dificultades sobre todo en las funciones ejecutivas del mismo. Estos niños presentan problemas en la intencionalidad del lenguaje, en comunicarse de una manera efectiva y su internalización.

Además pueden presentar problemas en la lectoescritura, en la organización fonológica, sintáctica y semántica, presentando una pobre memoria auditiva.


Si se trata ¿estos niños pueden tener una vida adulta normal?


Si por supuesto, aunque para ello es necesario que tengan un tratamiento adecuado durante su infancia, con el apoyo familiar y escolar necesario.

Durante la adolescencia muchos síntomas se inhiben o desaparecen, como es el caso de las conductas hiperquinéticas, pero otros síntomas como los déficits de atención permanecen en el tiempo.


He oído que genios como Albert Einstein o Leonardo Da Vinci eran hiperactivos ¿es cierto? ¿Tiene alguna relación el TDAH con la inteligencia o la capacidad creativa?


Sí que es cierto que en la actualidad se comenta que personajes como los que has nombrado y otros muchos como por ejemplo Edison o Jonh Lennon padecían este trastorno. Y es que parece que existe una correlación entre este trastorno y una mayor capacidad artística o creativa.


¿Nos puedes hablar de tu experiencia personal y de cómo crees que puede mejorar el sistema escolar?


Aunque durante mi infancia no fui diagnosticado de este trastorno, ya que en aquella época raramente se hacía, era un niño muy movido, que me caía continuamente, rompía las gafas,… además de necesitar mucho tiempo un apoyo en matemáticas y lengua.

En la actualidad, los profesores cada vez se van concienciando más de este problema realizando las adaptaciones curriculares necesarias para estos niños. Aunque aún queda mucho camino por recorrer, ya que hay muchos profesores, sobre todo los de la vieja escuela y los que carecen de una formación específica en este tema, que en vez de realizar los apoyos pertinentes dentro del mismo aula sacan a los niños a un aula de apoyo.

También parece que el sistema educativo ha olvidado que hay niños, adolescentes y adultos con TDAH que cursan ESO, bachillerato, formación profesional y estudios universitarios. Ni siquiera en la ESO hay ningún tipo de adaptación para el TDAH, poniendo, por ejemplo, exámenes tipo test en muchas asignaturas, los cuales presentan una especial dificultad para estos niños al requerir una especial atención.

Aunque es importante señalar que el factor motivacional es esencial y muchos niños y adultos superan sus dificultades al cursar estudios que les interesan y les gustan de verdad.


Con esto terminamos, agradeciendo a a Jesús Gómez Campoó que haya compartido sus conocimientos técnicos sobre la hiperactividad infantil o TDAH y experiencias personales con todos nosotros y esperando que haya sido de utilidad y de interés para todos.

Si os ha gustado el artículo podéis darle un voto. Además podéis dejar vuestras opiniones, experiencias personales, en el apartado de comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

, ,

Desarrollado por WordPress. Diseñado por WooThemes