Superior

Manejo del niño tras una electrocución

Manejo del niño tras una electrocución
2 (40%) 2 votes

Niño electrocutado

 

No se vosotros, pero yo cuando era pequeño, tenía una gran habilidad en meter todo tipo de cosas en los enchufes: cables, antenas, destornilladores… y además me encantaba quitar los protectores para ver qué había debajo. Resultado: una serie de descargas eléctricas (leves por lo que veo) que pudieron convertirse en algo más complicado.

La electricidad constituye un riesgo importante en la formación de accidentes domésticos y estos pueden revestir lesiones graves. En niños pequeños, la causa más frecuente es la manipulación de cables de baja tensión, sobre todo con la boca.

Vamos a tratar un poco más a fondo este tipo de lesiones y a dar unas claves que nos puedan ayudar a tratar correctamente a nuestros hijos, si nuestras medidas de prevención fallan y resultan electrocutados.

Qué es la electrocución y cómo se produce

En los traumatismos eléctricos, el cuerpo del niño entra a formar parte de un circuito eléctrico, pasando la electricidad a través de los tejidos. En los casos más leves, la electricidad no podrá penetrar en el organismo y se producirá una quemadura en la superficie de la piel. Esta quemadura la trataremos del mismo modo que el resto de quemaduras, como ya os contamos en el artículo relacionado a cómo actuar en caso de quemaduras.

Si la corriente consigue atravesar la piel, penetrará en el organismo transformándose en energía calorífica y produciendo un daño interno más o menos grave. Es por ello, que a este tipo de quemaduras, las llamamos de tipo Iceberg, ya que la lesión apreciable externamente (quemaduras en las zonas de entrada y salida de la electricidad), no se corresponde con la que puede existir en el interior del cuerpo.

¿De qué depende la gravedad de las lesiones?

Tipo de corriente: corriente continua (DC) o corriente alterna (AC). La alterna es la que suele haber en los domicilios y tiene el inconveniente de producir una contracción involuntaria de los músculos, no permitiendo a la víctima separarse de la corriente, aumentando el tiempo de exposición a la corriente y en consecuencia, la gravedad de las lesiones.

Voltaje: normalmente a mayor voltaje mayor gravedad. Solemos hablar de alto voltaje por encima de 1000v (electricidad de tipo industrial).

Trayecto que toma la corriente: si la corriente va de mano a mano, atravesará el tórax pudiendo lesionar el corazón. Y si lo hace de la mano al pie o de la cabeza al pié, también corremos el riesgo de dañar órganos vitales.

Las lesiones estarán por tanto relacionadas con las zonas del cuerpo por donde pase la corriente y tendremos que estar alerta y no descuidarnos aunque no apreciemos lesiones externas. La gravedad puede ir desde una simple quemadura, a inconsciencia, coma, convulsiones y parada cardiorrespiratoria.

¿Qué debemos hacer si un niño sufre una electrocución?

En primer lugar debemos comprobar si el niño sigue recibiendo corriente eléctrica y si es así habrá que retirarle de la fuente. Para ello, lo más fácil es cortar la corriente mediante el diferencial y si esto no es posible, tendremos que retirarle mediante algún material aislante (por ejemplo algo de madera), para evitar electrocutarnos nosotros también. En el caso de hallarnos ante una electrocución por alto voltaje, no debemos acercarnos por peligro de que nos coja un arco voltaico.

Una vez retirado de la corriente eléctrica, nos acercaremos al niño para evaluar su estado de salud. En el caso de que se haya quedado inconsciente, activaremos el Servicio de Emergencias (en España 112) y actuaremos en función del estado (en otro post ya hablamos de las pautas a seguir en caso de niño inconsciente). Si el niño está en parada cardiorrespiratoria, iniciaremos inmediatamente las medidas de resucitación cardiopulmonar.

En el caso de que el niño esté consciente, deberíamos llevarlo a valorar a un centro sanitario para descartar posibles lesiones internas, sobre todo si ha estado en contacto mucho tiempo con la fuente eléctrica.

Recuerda que como siempre, lo más importante son las medidas de prevención: la protección de enchufes y el buen mantenimiento del sistema eléctrico de nuestras casas, así como de los dispositivos eléctricos que tengamos.

¿Te ha gustado este artículo? ¿Lo recomendaras? Si es así, deja tus comentarios en nuestra página de Facebook.

Enlaces recomendados:

Cómo actuar en caso de quemaduras

Wikipedia: Riesgo eléctrico

Actitud ante la electrocución en atención primaria

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

, , ,

Desarrollado por WordPress. Diseñado por WooThemes