Superior

Cómo actuar en caso de quemaduras

Puntúa este artículo

Quemaduras niños
Foto de rKistian

Qué son las quemaduras

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo, consta de una estructura formada por dos capas: la epidermis y la dermis y tiene diversas funciones: nos aisla del medio ambiente evitando infecciones, nos protege frente a los cambios de temperatura y permite que percibamos distintas sensaciones. Cualquier daño que se produzca en la piel va a conllevar la pérdida de alguna o de todas estas funciones. Además, el espesor de la piel varía en distintas partes del cuerpo y es más fina en niños y ancianos (a igual agresión, mayor daño en ellos).

Podemos definir las quemaduras como agresiones ocasionadas por agentes físicos o químicos, que originan una pérdida o alteración de nuestra piel, cuya gravedad vendrá dada fundamentalmente por su extensión y profundidad.

Como ya os contaremos en uno de los artículos dedicados a los accidentes en el hogar, los niños son un grupo especial de riesgo. Su curiosidad innata y la falta de conocimiento del peligro les convierte en víctimas frecuentes de este tipo de accidentes. Es por ello que debemos de extremar las precauciones para evitarlos, ya que pueden ocasionar lesiones graves.

Las quemaduras más frecuentes en niños son por líquidos calientes (escaldaduras) y están producidas por líquidos que se derraman, vapor, baños calientes, etc. Estos accidentes se producen habitualmente en el hogar y casi siempre en la cocina.

Clasificación de las quemaduras

En función de la profundidad, podemos clasificarlas en tres grados:

  • Primer Grado o epidérmicas
    • Sólo afectan a la capa más superficial de la piel. Son las quemaduras típicas producidas por el Sol y las escaldaduras leves.
    • Producen enrojecimiento y dolor o escozor.
    • Las podremos curar en nuestro domicilio y sólo en caso de ser muy extensas precisarán de tratamiento médico.
    • Suelen curar en 10-15 días sin dejar secuelas.
  • Segundo Grado (dérmicas superficiales o profundas)
    • Afectan a epidermis y a las capas más profundas de la dermis.
    • Cursan con ampollas o pérdida de la epidermis y suelen ser bastante dolorosas.
    • En función de la zona donde estén localizadas, la extensión y la edad del niño, requerirán un tratamiento más o menos especializado. En principio, este tipo de quemaduras debería ser evaluado por un especialista y en el caso de ser leves, podrán curarse de forma ambulatoria o en el domicilio.
    • Tardan en curar de 10 a 20 días y pueden dejar alguna secuela en forma de cambios de color que desaparecen con el tiempo si son leves, o pueden ocasionar cicatrices y retracciones de la piel en el caso de las más graves.
  • Tercer grado o subdérmicas
    • Afectan a todo el espesor de la piel, pudiendo llegar a estructuras subdérmicas (incluso músculo y hueso).
    • Color de aspecto blanquecino, marrón o negro. Son indoloras, ya que se han destruido las terminaciones nerviosas y suelen requerir tratamiento especializado.
    • Su evolución es muy lenta y además suelen requerir tratamiento quirúrgico y dejan secuelas importantes tanto físicas, como psicológicas.

Actuación inicial ante una quemadura

Los primeros minutos tras producirse el accidente son fundamentales, ya que la quemadura puede seguir actuando en los tejidos de alrededor y si no la detenemos, aumentará el daño en los tejidos. En primer lugar, tenemos que alejar al niño de la fuente de calor y tratar de enfriar la quemadura. Para ello podemos utilizar agua del grifo, ¡pero que no esté helada!, ya que disminuiríamos la circulación a la zona y con ello la oxigenación del tejido. También podemos usar compresas empapadas en suero fisiológico, o incluso meter al niño en la ducha o bañera. Suele ser suficiente con un enfriamiento de unos 10 ó 15 minutos. Debemos retirar la ropa que sea fácil de quitar, no retirando la que se haya podido quedar pegada a la piel. Una vez terminado el enfriamiento de la quemadura, no hay que frotar con una toalla sino secarle a pequeños toquecitos.

¿Cuándo acudir al médico?

En el caso de quemaduras amplias o que afectan a cara, cuello, manos o pies, genitales, y todas las superficies articulares, o aquellas producidas por electricidad o quemaduras químicas, debemos considerarlas como quemaduras graves y deberían ser vistas por un especialista. En este caso es importante no aplicar ningún tipo de antiséptico, pomada o crema que puedan dificultar la posterior valoración en el centro sanitario.

Tratamiento general de las quemaduras

En el caso de quemaduras leves de primer grado, como las quemaduras solares, una vez realizado el enfriamiento se debe aplicar crema hidratante en abundancia para mantener la piel bien hidratada (puede valer un buen aftersun), cada 2 o 3 horas y durante el tiempo que duren las molestias. Es muy importante que, durante el mes siguiente a producirse la quemadura, no le dé el Sol directamente, ya que podría hiperpigmentarla y que se quede la piel oscura. También deberemos darle a beber muchos líquidos para evitar la deshidratación.

Las quemaduras de segundo grado superficial (cursan con ampolla y son muy dolorosas) deberían ser revisadas y realizada la primera cura en un centro sanitario. A partir de entonces, las curas pueden hacerse de modo ambulatorio o en el propio domicilio. El tratamiento suele incluir curas diarias con suero fisiológico y jabón de tipo antiséptico y posteriormente con pomadas o apósitos específicos (como el Silvederma, Linitul, etc), para favorecer la cura en ambiente húmedo (en otro post hablaremos sobre las ventajas de este tipo de cura).

Por último, las quemaduras de tercer grado requieren siempre tratamiento especializado y, si son muy extensas o profundas, en unidades de quemados especializadas. Por ello habrá que cubrir la quemadura con paños limpios y acudir urgentemente al hospital.

Para finalizar, queremos resaltar que es muy importante evitar toda clase de remedios caseros, que lejos de promover la curación suelen favorecer la infección y retrasar la cicatrización de las quemaduras.

Y tu, ¿Cómo curas las quemaduras de vuestros hijos? Cuéntanos tu experiencia en nuestra página de Facebook.

Enlaces recomendados:

Manejo del niño tras una electrocución

Entrada Wikipedia: Quemaduras

Medline: Quemaduras


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

, , ,

Desarrollado por WordPress. Diseñado por WooThemes