Superior

Qué hacer cuándo tu hijo ronca

Puntúa este artículo

Lo mejor que puedes hacer si tu hijo ronca es informarte sobre lo qué es roncar. Los ronquidos no son una situación exclusiva de los adultos, sino que hay muchos niños que también roncan, y lo hacen desde los pocos meses de vida. Roncar es hacer un fuerte ruido al respirar mientras dormimos y que se debe al paso del aire por la vía aérea que por diferentes motivos puede estar estrechada.

¿Tiene importancia que tu hijo ronque?

Los ronquidos se engloban dentro de los trastornos respiratorios del sueño, que incluyen un conjunto de patologías que van desde cuadros leves, como son aquellos niños que roncan de forma leve y ocasional, coincidiendo con resfriados, a cuadros más graves como el síndrome de apnea-hipopnea del sueño (SAHS), en el cual el niño deja de respirar unos segundos mientras duerme. Si tu hijo ronca es recomendable comentárselo a su pediatra, para que valore la importancia y la necesidad de realizar pruebas complementarias.

mi hijo ronca
Creative Commons License Photo Credit: thejbird via Compfight

Causas y factores predisponentes de los ronquidos

Cualquier situación o patología que favorezca una disminución del tamaño de la vía aérea superior va a favorecer que el niño ronque cuando duerma, e incluso que haga apneas (ausencia de respiración durante unos segundos).

Factores predisponentes:

En los niños la causa más frecuente es la hipertrofia de amígdalas y/o adenoides (vegetaciones), que forman parte del sistema inmunológico y que durante la infancia pueden aumentar de manera importante de tamaño, estimuladas por las distintas infecciones que se sufren en esta etapa.

  1. Malformaciones cráneo-faciales.
  2. Obstrucción nasal, ya sea por procesos catarrales o alérgicos.
  3. Laringomalacia, que es una debilidad de las estructuras de la laringe, presente al nacimiento, que se colapsan al respirar y emiten un ruido característico.
  4. Enfermedades neuromusculares.
  5. Reflujo gastroesofágico.
  6. Sobrepeso y Obesidad.

¿Qué es el Síndrome de apnea-hipopnea del sueño (SAHS)?

Es la forma más grave de los trastornos respiratorios del sueño. Es una situación en la que durante el sueño el niño deja de respirar unos segundos, en concreto el tiempo que duran más de dos ciclos respiratorios. En esta patología para valorar su gravedad se tiene en cuenta el número de veces que se producen esas apneas o paradas en la respiración y el grado de obstrucción que hay en la garganta.

Síntomas del SAHS

Cuando los niños roncan es preciso observar si presentan otros síntomas y/o signos asociados para poder descartar un  SAHS, ya que sus consecuencias son más graves que si el niño presenta solamente ronquidos.

Los niños con SAHS parecen luchar para poder respirar durante el sueño, y si dejan de respirar durante unos segundos, se acompaña luego de un importante esfuerzo respiratorio.

Síntomas de alarma:

1.      Ronquidos frecuentes.

2.      Pausas respiratorias, seguidas de ronquidos o despertares.

3.      Sudoración nocturna excesiva.

4.      Posiciones anómalas al dormir, con la cabeza hiperextendida o fuera de la cama.

5.      Despertares frecuentes durante la noche.

6.      Sonambulismo. Terrores nocturnos.

7.      Enuresis (hacerse pis en la cama).

8.      Dolores de cabeza frecuentes.

9.      Somnolencia diurna.

10.  Irritabilidad e intranquilidad por el día.

Consecuencias del SAHS

Las consecuencias del SAHS en la infancia pueden darse tanto a nivel físico como neuroconductual y tanto a corto como a largo plazo. Sin embargo, todas ellas mejoran de manera rápida al corregir la patología de base responsable del síndrome.

  1. Retrasos en el peso y la talla.
  2. Cuadros de hipertensión arterial.
  3. Insuficiencia cardíaca.
  4. Hiperglucemias.
  5. Infartos cerebrales.
  6. Irritabilidad.
  7. Dificultades para concentrarse.
  8. Cambios de humor y alteraciones en el comportamiento.
  9. Disminución del rendimiento.
  10. Problemas de aprendizaje.

¿Cuando y como se diagnostica?

Ante la sospecha de la existencia de algún trastorno respiratorio durante el sueño del niño se debe consultar siempre con su pediatra. El cual, además de explorar físicamente al niño, podrá realizarles una serie de preguntas para identificar la causa de los ronquidos y/o identificar aquellos pacientes con riesgo elevado de presentar cuadros más graves de SAHS. En ocasiones si es preciso, puede indicar la realización de una polisomnografía, que es una prueba que se realiza generalmente en las Unidades de Sueño, en la que se recogen una gran cantidad de datos mientras el niño duerme.

Tratamiento, qué hacer si tu hijo ronca

Dependiendo de las causas que condicionen el ronquido del niño, la actitud será diferente. En algunas ocasiones el propio pediatra podrá resolverlo y en otras deberá ser valorado por otros especialistas.

Cuando el niño ronca ocasionalmente, de forma leve, sin síntomas diurnos asociados y/o coincidiendo con procesos catarrales, rinitis alérgicas o reflujo gastroesofágico, su pediatra le pautará si precisa algún fármaco para mejorar el cuadro.

En los pacientes con malformaciones craneofaciales que favorecen el SAHS puede estar indicado el tratamiento quirúrgico.

Si existe alguna enfermedad neuromuscular que favorece este trastorno, a veces está indicado el uso de una mascarilla que insufla aire con presión positiva durante el sueño del niño (Cpap).

Pero como ya hemos mencionado anteriormente, la causa más frecuente en la infancia de SAHS es la hipertrofia de las amígdalas y adenoides, cuya valoración es llevada a cabo por el otorrinolaringólogo, el cual si es necesario, realiza el tratamiento que consiste en extirparlas quirúrgicamente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

, ,

Desarrollado por WordPress. Diseñado por WooThemes