Superior

7 consejos al comprar una silla para el automóvil

Puntúa este artículo

Silla de automovil

Foto de emrank

 

Lo confieso, es un tema que me afecta mucho. Por mi trabajo en un Servicio de Emergencias, cuando tengo que acudir a algún accidente en el que están niños involucrados, voy pensando en las posibles consecuencias y en el tipo de sistema de retención infantil que pueden llevar. Las estadísticas son claras: casi la mitad de los niños que murieron en accidentes de tráfico no iban en un sistema de retención infantil. Desde mi experiencia personal os puedo contar, que además no tienen nada que ver las lesiones que se producen dependiendo del tipo de sillita en la que iba sentado el niño.

Con esto, no digo que cuando tengamos que comprar la silla, nos vayamos a obsesionar con adquirir la mejor que haya en ese momento. A las sillas les pasa un poco como a los ordenadores: la mejor que puedas comprar ahora, en unos años será la peor de las que haya. Pero sí que es importante que cuando tengamos que adquirir una silla para el coche, nos informemos bien y sepamos cuáles son las más recomendables y por qué. Vamos a daros unos consejos para facilitaros un poco la tarea de elegir el asiento.

 

1. La información, como en todo, es la clave

Cuando compramos cualquier aparato electrónico, miramos en 50 páginas para ver todas las características, opiniones de los usuarios, etc. ¿Qué hay de diferente en comprar una sillita para el coche? Está en juego la seguridad de nuestros hijos, así que no está de más que nos informemos todo lo que podamos.

Todos los años las asociaciones de automovilistas sacan un informe sobre los sistemas de retención infantil del momento, comparando y desgranando los resultados en pruebas de choque, para acabar recomendando unas sillas por delante de otras. En España hay que destacar el informe del RACC que es muy completo y de gran ayuda a la hora de elegir. No dejes de echarle un vistazo, te dejo el enlace un poco más abajo.

 

2. Ojito con las ofertas y gangas

Mucho cuidado con las ofertas de sillas de las que no nos hemos informado previamente sobre su seguridad. Puede que estén intentando quitarse el stock de modelos anticuados que son mucho menos seguros que los actuales. Esto también vale para las compras de segunda mano. Cuando una silla está involucrada en un accidente, puede recibir unos daños, que hagan que pierda su función de cuidar de nuestros hijos. En ese caso habría que cambiarla, así que, si compras una silla de segunda mano, ten mucho cuidado y revísala bien antes de llevártela.

 

3. Grupos dedicados y grupos “estirables”

Como sabes, los sistemas de retención infantil están divididos por grupos (0, I, II, III) en función del peso del niño. Esto se hace porque la anatomía del pequeño va cambiando con la edad y en cada tramo hay que proteger ciertas partes especialmente vulnerables. Como norma general, es mucho más seguro un grupo específico para cada peso, que uno que abarque varios tramos y que se vaya estirando según crezca el niño. Lógicamente, a la vez que más seguro, la inversión será más cara, ya que tendremos que comprar un nuevo dispositivo cada vez que el peso del niño sobrepase el límite del grupo al que está destinado.

Cuando compramos las sillas de paseo, muchas veces vienen con los tres elementos: capazo, silla y grupo 0. Otras veces venden la silla y nos dicen que el capazo está homologado. Mucho ojo porque que, que un capazo esté homologado, no quiere decir que sea seguro, sino que cumple unos mínimos. Te remito otra vez al informe RACC sobre sistemas de retención. Allí te aclararán las dudas sobre la segur¡dad de los capazos.

  • Grupo 0: hasta los 10 kg (hasta el año aproximadamente)
  • Grupo I: de 9 a 18 kg (entre 1 y 4 años)
  • Grupo II: de 15 a 25 kg
  • Grupo III: de 22 a 33 kg

Por la extensión de la información sobre los grupos y tipos de sillas, dedicaremos otro artículo en exclusiva a los distintos tipos de sistemas de retención y a las recomendaciones de cada uno.

 

4. Tipos de anclaje

Dependiendo de las características de nuestro coche, podremos acoplar las sillas de varias formas. Si no disponemos de sistema isofix, no nos quedará otra que ponerlos con los cinturones del coche. Es un poco engorroso de colocar, pero suelen quedar bastante bien acopladas.

 

Si tienes isofix en el coche, te recomiendo encarecídamente que compres una sillita que se le pueda acoplar. Son muy fáciles de poner y al ir anclada en el asiento, la posibilidad de que se mueva en caso de accidente es muy pequeña.

 

Por último, existe un tercer anclaje para evitar que la silla se vaya hacia delante y vuelque en caso de accidente (grupos I en adelante). Si tu coche tiene un punto de anclaje detrás del asiento, puedes comprar una silla que esté equipada con este dispositivo. Y si no dispones del anclaje, tendrías que comprar las que traen la pata que va delante del asiento y se acopla contra el suelo del coche e impide la rotación de la silla hacia delante.

 

5. Seguridad versus comodidad y facilidad de instalación

Son tres características que están un poco reñidas, pero cada vez menos. Por lo general cuanto más seguro es un sistema, más incómodo es para el niño y más complicado es de poner. Ten en cuenta que el sistema más seguro es el que mejor envuelve al niño y lo “inmoviliza”, ya que en caso de accidente lo protegerá y evitará golpes contra el dispositivo. En los informes suelen incluir estas características para que elijas las que mejor se adapten a tus necesidades.

 

Es muy importante que nos cercioremos de que la silla está bien instalada. Hay estudios que dicen que el 18% de los padres no la usamos corréctamente.

 

6. Limpieza y desenfundado

Es otra característica importante. No tiene nada que ver con la seguridad y nos evitará algún disgusto sobre todo si nuestros hijos son propensos a marearse en el coche. Hay sillas que se desenfundan fácilmente y se pueden lavar en lavadora. No entiendo todavía que algunas sillas no se puedan limpiar fácilmente ¿es que los que las fabrican no tienen hijos?

 

7. Sentido común ante todo

Para terminar, recordarte que el mejor sistema de retención infantil somos sus padres.No quiero decir que llevemos al niño cogido en brazos (¡¡ni se os ocurra!!) , sino que nosotros somos los que conducimos y nuestra prudencia es su mejor seguro. De nada servirá que tengamos la mejor silla del mundo si después conducimos a lo loco o no la abrochamos porque “total, de aquí a allí” o porque “mejor que vaya tumbado para que duerma la siesta”. Y también nosotros somos el mejor ejemplo para nuestros hijos. Seguramente si los niños ven que nos ponemos el cinturón desde que nos subimos al coche, no protestarán porque les sentemos correctamente en sus sillitas.

 

Espero como siempre que te haya gustado el artículo. 

 

¿Qué tipo de sillita llevas instalada en el coche? Iniciemos la conversación en nuestra página de Facebook.

 

ENLACES RECOMENDADOS

Evaluación del RACC de los sistemas de retención infantil 2010

Dirección General de Tráfico.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

, , , , ,

Desarrollado por WordPress. Diseñado por WooThemes