Superior

¿Es normal que tu bebe duerma con los ojos entreabiertos ? Tu Pediatra Responde

¿Es normal que tu bebe duerma con los ojos entreabiertos ? Tu Pediatra Responde
5 (100%) 2 votes

Dormir con los ojos entreabiertos

Hola, nuestro bebé de once meses duerme en ocasiones con los ojos entreabiertos ¿hay algo de qué preocuparse? ¿Es normal? Muchas gracias y enhorabuena por vuestra iniciativa. (Titogg76)

Que tu bebé duerma con los ojos entreabiertos se trata de una situación bastante frecuente tanto en niños como en adultos. Suele ocurrir en las fases 2 y 3 del sueño, es decir cuando pasamos del sueño ligero al profundo y no tiene porque ocurrir siempre que dormimos. Averigua si le ocurre a alguien más en la familia, ya que aunque no es algo hereditario, puede tener un componente familiar porque a veces se observa en distintos miembros de una misma familia. En ocasiones, pueden incluso alternar momentos con los ojos entreabiertos con otros en los cuales los tienen totalmente abiertos. Si aparte de este hecho, tu hija duerme bien y no presenta ningún otro síntoma que te haya llamado la atención, puedes considerarlo algo normal y no debe preocuparte. Gracias por tu apoyo.

 

Enuresis infantil

Mi hija de 5 años se orina en su ropa durante el día, todo esto a partir de la llegada de su hermano hace 3 meses, ha manifestado que desea volver a ser bebe, no le reprimimos su deseo y la consentimos diciéndole, podemos jugar a que eres bebe pero no lo eres, continuamente le hacemos ver la diferencia de las edades y los beneficios de no ser bebe. El la noche logra controlar perfectamente. Lo que mas me preocupa es que los niños en la escuela lo noten y la molesten. A mi me paso algo parecido de niña y me sentí rechazada. Que podemos hacer, al principio no quisimos presionar mucho, luego ella comentó que se orinaba porque su mamá era buena y no la regañaba, entonces empecé a ser mas firme y decirle que me disgustaba, luego nos desgastamos y empecé a bañarla cada vez que la veía así y ella feliz, al punto que dice: vamos a bañarnos que me hice, de los mas tranquila. La siento antes que le den muchas ganas pero es una pelea constante porque dice ahora no, no tengo ganas, pero cuando advierte que tiene ganas ya esta hecha, incluso en un par de oportunidades se ha hecho pupú, poca cantidad. La cosa va de mal en peor. Conversando me ha dicho que no sabe cómo hacer que la ayude, ¿que podemos hacer? (Claudia Rodríguez)

Hola, por lo que nos cuentas parece que tu hija tiene una enuresis secundaria. Hablamos de enuresis para describir la emisión involuntaria de orina en la ropa o en la cama a partir de una edad en la que los niños deben tener un adecuado control de esfínteres. Y el término secundaria hace referencia a la pérdida del control de esfínteres en aquellos niños que vuelven a tener escapes tras seis meses de adecuado control.

A su vez en estos casos hay que buscar si existe una causa orgánica de esos escapes o no. En el caso de tu hija parece una enuresis secundaria sin patología orgánica, ya que no nos cuentas ningún otro síntoma acompañante como aumento en la ingesta de líquidos y/o en las veces que acude a orinar, molestias al orinar etc., los cuales podrían orientar a la existencia del una infección de orina u otra patología. Aún así, te aconsejo que lo consultes con tu pediatra para que pueda valorar a tu hija más exhaustivamente y descarte la existencia de alguna posible causa orgánica.

La llegada de un nuevo hermano a la familia además de ser un motivo de alegría, puede ser la causa de algunos pequeños conflictos entre los cuales se encuentran los celos entre hermanos, que se pueden manifestar de diferentes formas, siendo una de ellas la aparición de regresiones en el comportamiento de los hermanos mayores, es decir retrocesos en su desarrollo normal. Te recomiendo que te leas el siguiente artículo Celos entre hermanos: cómo prepararle para la llegada de un nuevo miembro, el cual te puede ayudar.

La conducta de vuestra hija puede ser su modo de reaccionar ante la llegada del hermanito que seguramente habrá cambiado la rutina diaria. Del mismo modo que los padres os adaptáis al nuevo ritmo que supone el cuidado de dos hijos, podéis ayudar a vuestra hija mayor a relacionarse con el pequeño e incluso a participar en sus cuidados. La llegada del recién nacido a casa seguramente habrá hecho que vuestra hija parezca más mayor, pero recordad que solo tiene cinco años y no le exijáis más de lo que corresponde a su edad.

Por otro lado, intentad dedicar un poco de tiempo en exclusiva a vuestra hija mayor y que además sea de calidad, es decir jugad un rato con ella o leerla un cuento o cualquier otra actividad, pero sin interrupciones externas (si el bebé llora debe ser otra persona la que se encargue de él), que la niña disfrute al máximo de vuestra compañía y de las ventajas de ser la hermana mayor. Sus escapes pueden ser una llamada de atención para conseguir que paséis más tiempo con ella, aunque recordad que no es algo que haga a propósito, por lo que evitad los castigos, amenazas o ponerle en evidencia, ya que eso puede ponerla “más nerviosa” y aumentar la posibilidad de los escapes de orina. Por supuesto, tampoco debéis ser muy permisivos y liberarla de la responsabilidad de controlar esta situación, ni debéis utilizar pañales de nuevo, la mejor actitud es la de hacerla comprender que entendéis sus dificultades y que vais a ayudarla a que no suceda.

Apoyadla siempre mediante elogios o pequeños detalles (ir al parque, leer un cuento juntos…) que valoren su esfuerzo y los progresos que vaya obteniendo. Puedes utilizar la economía de fichas o también denominado “programa de puntos”, que consiste en elaborar un calendario con los días de la semana y cada día que la niña pase sin que se le escape la orina va a ganar una ficha verde (que puede ser una estrella, punto o pegatina) y cuando se le escape la orina la ficha puede ser roja, siendo colocadas estas fichas cada día por vuestra hija en el calendario.

Al final de la semana repasad con ella el número de fichas y si tiene más verdes que rojas podéis ofrecerle un premio o algo que ella desee mucho (un juguete, ir al zoo etc.). Antes de empezar con este sistema, tenéis que explicárselo bien y llegar a un acuerdo con ella sobre qué premio quiere y cuántas fichas debe lograr para conseguirlo. Una vez que consigáis que a la niña no se la escape el pis hay que retirar esta técnica, pero continuad con los elogios y valorando su esfuerzo para no perder lo que ha logrado.

Y sobre todo tened mucha paciencia con ella y ofrecerle todo vuestro cariño ya que seguramente va a necesitar un tiempo para adaptarse a la nueva situación familiar. Esperamos haberte ayudado un poquito, mucha suerte.

 

Catarros en los niños

Hola, tenemos un bebé de once meses que desde que empezó la guardería no se apea de los mocos. Habitualmente utilizamos el suero y después el aspirador nasal, pero en una visita a urgencias del hospital nos recomendaron no usar demasiado el aspirador.
Ahora, seguimos con el suero, pero la niña no expulsa el moco, ni a través de las caquitas ni por la nariz. Ya ha vomitado varias veces por culpa de las flemas, incluso en la cuna dormida, lo que nos ha asustado bastante. ¿Qué debemos hacer? ¿Qué riesgo implica que vomite en la cuna boca arriba? Gracias de antemano y un cordial saludo
. (Víctor)

Hola Víctor, como ya sabes, una de las consecuencias de incorporar a la guardería a los bebés de corta edad es la repetición de procesos catarrales de vías altas, con la sensación para los padres de que sus hijos están siempre con mocos. Como ya he comentado en otras ocasiones, esto no debe preocupar en exceso ya que la mayor parte de estos procesos tienen un origen vírico y aunque van a incomodar a los niños unos días, no tienen repercusiones negativas sobre su salud, sino que más bien son beneficiosos ya que ayudan a desarrollar su inmunidad.

En cuanto a tu pregunta acerca de cómo eliminar la mucosidad, decirte que lo que estáis haciendo es lo correcto y más adecuado. La mejor forma de eliminar la mucosidad, aunque resulte algo evidente, es expulsándola fuera de nuestro organismo ya sea sonándonos, mediante la tos o, a veces, con las deposiciones.

Tu hija aún es pequeña para aprender a sonarse así que los lavados nasales con suero fisiológico son la mejor manera de ayudarla. Al introducir el suero por la nariz ayudará a reblandecer la mucosidad y arrastrarla hacia la boca donde la niña puede escupirla, o bien se la tragará y eliminará con la deposición, aunque a veces, como en su caso, el acúmulo de “mocos o flemas” en el estómago favorecen los vómitos, los cuales son otra manera de eliminar la mucosidad.

Me parece bastante acertada la recomendación que os hicieron en el hospital acerca del uso excesivo del aspirador nasal, solamente se debe usar cuando la niña no pueda respirar bien por la nariz porque se le hayan acumulado muchos mocos. El uso repetido del aspirador puede dañar la mucosa nasal al producir pequeñas heridas o irritaciones que aumentarán la congestión de la mucosa nasal. Podéis hacerla los lavados sin necesidad de usar siempre a continuación el aspirador. Los lavados nasales podéis  hacerlos con agua de mar, que suele venderse en farmacias en forma de spray que se aplica directamente en la fosa nasal del niño y sale a presión, o bien con suero fisiológico, el cual también se vende en farmacias en monodosis o en formatos de mayor tamaño y debéis cargar en una jeringa unos 2-3 cc y vaciarla en la fosa nasal.

No es adecuado administrar el suero en la nariz de la niña en forma de gotas ya que no producirá el arrastre de la mucosidad que es lo que persiguen estos lavados nasales. Tanto el agua de mar como el suero fisiológico son adecuados para los lavados y podéis elegir uno u otro en función de la forma de presentación que más fácil os resulte de usar para hacer el lavado. No olvides que para hacer el lavado nasal la niña debe estar colocada boca arriba con la cabeza ladeada e introducir el suero por el agujero nasal que queda más arriba. Supongo que todo esto te puede resultar muy obvio, pero insisto que un adecuado lavado nasal es la mejor forma de ayudar a nuestros hijos, que aún no saben sonarse, a eliminar los molestos mocos.

Acerca de los vómitos, como ya te comentado, son otra manera de eliminar la mucosidad y por lo general son autolimitados. Si vuestra hija vomita de forma persistente y en todas las comidas, sería adecuado que consultaras con tu pediatra para poder explorarla; si por el contrario ha vomitado solamente 2 o 3 veces y va tolerando los alimentos aunque los vomite en alguna ocasión, no debes preocuparte. Lo más adecuado es que mientras permanezca acatarrada la coloquéis en la cuna semiincorporada y aunque esté boca arriba que tenga la cabeza girada hacia un lado, así facilitareis la salida del vómito, si se produce, y evitáis que se atragante.

Esperamos haberte ayudado y gracias por confiar en nosotros de nuevo.

 

 

Antojos en la cara

Buenas tardes, tengo un bebé de 4 meses con manchas rojas, “antojos” en la cara sobre los ojos y nariz y también en la nuca. Su pediatra me ha dicho que se le van a quitar pero a mi me parece que están haciéndose más grandes ¿qué podemos hacer? Otra duda que tenemos es acerca de los supositorios, ¿cómo se ponen? Su pediatra se los recetó por si tenía fiebre con las vacunas de los 4 meses ya que con las de los 2 meses nos recetó un jarabe que vomitó y nos ha dicho que los supositorios se ponen al revés, no por el lado afilado. Espero que nos podáis ayudar y enhorabuena por la página. (Manuela S.)

Buenas tardes Manuela, gracias por tu apoyo. Supongo que esas manchas rojas que tiene tu bebé sobre la cara son planas, no sobreelevadas, y se conocen como angiomas planos que son de origen vascular y suelen tratarse de pequeños vasos capilares dilatados. Los angiomas planos son bastante frecuentes afectando a 4 de cada 10 niños recién nacidos y su localización más frecuente es en los párpados, frente y nuca.

Prácticamente el 99% de los de la cara desaparecen con el tiempo, puede que los de tu hijo te parezcan más grandes simplemente porque van creciendo con él y lo normal es que desaparezcan antes de que cumpla el primer año de vida. Los angiomas de la nuca en ocasiones persisten de por vida. Existen otras manchas también de color rojo y origen vascular, pero que suelen ser sobreelevadas y menos frecuentes, denominadas hemangiomas, los cuales inicialmente crecen para luego estacionarse un tiempo e involucionar a lo largo de los años pudiendo algunos desaparecer total o parcialmente; aunque hasta un 10 % de estos hemangiomas pueden persistir.

Si te parece que las manchas de tu bebé están sobreelevadas y que están aumentando de tamaño deberías consultarlo de nuevo con tu pediatra. En cuanto al tema de los supositorios, es cierto que la mejor manera de aplicarlos no es la que nos parece más lógica en principio, es decir que lo correcto es introducirlos por el ano por el extremo plano agarrándolo entre los dedos por el lado más puntiagudo, ya que así se facilita que el supositorio se quede alojado en el intestino del niño y que cuando contraiga el ano el supositorio se desplace hacia dentro y no hacia el exterior, que es lo que ocurre cuando ponemos el supositorio introduciendo primero el lado más puntiagudo.

De todas formas, la absorción de los medicamentos por vía rectal es mucho más variable que por vía oral y no se puede garantizar la cantidad de medicamento que finalmente llega al organismo del niño, por tanto, siempre que puedas administra los medicamentos por vía oral.

 

Temporalmente nuestra sección “Tu Pediatra Responde” no va a seguir funcionando, pero podéis seguir mandando vuestras consultas pinchando en la imagen que tenéis a continuación.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

,

Desarrollado por WordPress. Diseñado por WooThemes