Superior

La mochila: recomendaciones para una espalda sana

Puntúa este artículo

A todos los padres nos preocupa la salud de nuestro hijo. Con la vuelta al cole después del periodo estival, surgen las típicas noticias en los medios de comunicación sobre las mochilas para niños y el peso que nuestros hijos llevan a sus espaldas. Saber qué es lo recomendable, qué alternativas tenemos y cómo podemos actuar, es fundamental para ayudar a que nuestro hijo tenga una espalda sana y evitar los dolores de espalda.

Hay expertos que recomiendan que la carga que lleven los niños en la mochila no supere el 10 o el 15% de su peso corporal. Hay otros expertos que ponen el grito en el cielo con las mochilas de espalda y aconsejan única y exclusivamente usar las de ruedas. Hay expertos que dicen que ha aumentado enormemente la patología de espalda infantil, otros que dicen que no. Y entre todo este “mare magnum” de opiniones nos encontramos los padres y nuestras preocupaciones. ¿Con que nos quedamos entonces?

niño mochila

Foto: Alvarfáñez (Flickr)

Usemos la lógica. Yo tengo mis conocimientos de ergonomía y de salud, pero muchas veces lo que más funciona es usar el más común de los sentidos: el sentido común:

  • ¿Mochila de ruedas o mochila de espalda? Evidentemente el hombre inventó la rueda para algo… El peso que transportamos de espalda nos va a suponer un mayor esfuerzo que el que podamos transportar tirando de una mochila de ruedas (y no es una campaña de marketing mía para vender ningún tipo de mochilas, es mi sentido común). Evidentemente, las mochilas de ruedas también tienen sus inconvenientes. No todas las aceras, ni entradas y salidas de centros están rebajadas para pasar una mochila de ruedas. Las muñecas de los niños también pueden sufrir dolores y molestias si tienen que levantar peso, o incluso en la espalda, si el mango no tiene la altura adecuada o no es regulable y llevamos una postura incorrecta. Por lo tanto la decisión es únicamente vuestra, en función de las circunstancias de cada niño, trayecto, colegio, etc.
  • ¿Es tan dañina la mochila de espalda como pensamos? Pero vamos a ver, y digo yo, ¿cuantos kilos llevan los niños en cada mochila? Habrá casos, pero siempre se podrá hablar con el colegio, profesor, a través de la asociación de padres y madres… para evitar que todos los días lleven mucho material. Algunos incluso en ocasiones pueden acompañar al niño al colegio y pueden llevarle el material, o bien otros harán el trayecto en coche o autobús u otros medios de transporte. Tampoco creo que los que tengan que hacer el trayecto andando sea un trayecto muy largo o de más de 15 minutos (puedo equivocarme, y siempre hay casos, pero no creo que sea la inmensa mayoría). Por tanto habrá que usar la mochila de espalda o no en función, otra vez, de las circunstancias de cada niño. Una muy buena solución que proponen también otros expertos, sería que dividieran los distintos libros que deben llevar en fascículos y así solo tuvieran que transportar pequeñas cantidades de esos libros, aunque pienso que esto también encarecería bastante el material escolar que compramos, y que ya de por sí no es nada barato (aunque recordad que la salud de vuestro peque no tiene precio).
  • Por otro lado, pienso que el mobiliario escolar puede ser mucho más dañino por la cantidad de horas que permanecen sentados. Y lo digo desde mi experiencia personal: siempre fui el más alto de la clase y las piernas me chocaban contra los bajos de la mesa y el respaldo de la silla, nada ergonómico, me quedaba bajísimo. También harán mucho más daño a la espalda la PSP, Play Station 2 y 3, la Wii, la Xbox, la tele… y todo aquello que favorece el sedentarismo de nuestros peques. Deben hacer deporte, fortalecer los músculos de la espalda, moverse en general. Enseñarles hábitos posturales correctos es una cuestión fundamental, por ello podéis leer el artículo que escribí titulado Educar la espalda del niño, cuanto antes se inicie mejor.

MOCHILA DE ESPALDA

Las características más adecuadas que debéis de controlar son las siguientes:

  • Los tirantes deben ser anchos, acolchados, así como el respaldo debe ser acolchado y firme, pero no rígido ni con aristas, para que no se le clave durante el transporte en la espalda. Quitar todo lo que no haya que llevar (es obvio, pero a veces no se hace).
  • Como os decía, recomiendan que su contenido no supere el 10-15 % del peso del niño.
  • La carga en su interior debe estar estable, no moverse de lado a lado, y repartida de forma equilibrada. Por ello es muy útil que tengan distintos compartimentos y colocar las partes más pesadas lo más pegadas a la espalda. La carga la deben soportar ambos hombros, siempre puestos ambos tirantes, nunca uno solo, que pueda producir malas posturas.
  • Debe quedar colocada de forma que quede justo por debajo de las costillas y de unos 5 a 10 cm por encima de las caderas, nunca más abajo ni tampoco más alta.
  • Cuando se quite la mochila, que lo haga de los dos tirantes al mismo tiempo, sin movimientos, rotaciones o flexiones bruscas.

Lo mejor que podéis hacer es descubrir la manera de que lleven el menor peso posible o no lleven, si no puede ser; ver la mochila más ergonómica, la colocación más adecuada, y si es de ruedas que tenga el asa con altura regulable. Y, por favor, procurad que vuestros hijos hagan ejercicio físico, motivadles a hacer algún deporte, que fortalezcan la musculatura, que eviten el sedentarismo, que respiren aire de la calle (como todos nos criábamos antaño), y dejen a un lado por un rato la tele, videojuegos y demás…

Espero que ningún experto se moleste con mis opiniones. Yo también tengo mis conocimientos y mi experiencia en el ámbito ergonómico y traumatológico, aunque he intentado escribir el artículo desde el punto de vista de la paternidad y desde la lógica y el sentido común.

Espero que os haya gustado y que en algo os sirva, dejad cualquier comentario que queráis.

ENLACES RECOMENDADOS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

, , , , , , , , , , , ,

Desarrollado por WordPress. Diseñado por WooThemes