Superior

¿Cómo negocio con mi hijo adolescente? Principios básicos

Puntúa este artículo

negociar con adolescente

 

Cuando tenemos hijos en la etapa de la adolescencia, el arte de la educación, se vuelve difícil, duro, complicado. Una de las herramientas más útiles que tenemos, para intentar solventar los problemas de la adolescencia, es el uso de la negociación. Saber utilizar distintas técnicas de negociación para lograr acuerdos, poder establecer normas y límites nuevos, o flexibilizar las que ya existían en el ámbito familiar, pero desde una situación en la que ellos se sientan partícipes, es fundamental. Vamos a intentar daros unos consejos sobre cómo negociar con vuestros hijos adolescentes.

Como os comentaba en el artículo Tengo un hijo adolescente, socorro!!!, a estas edades los chicos/as pretenden más autonomía, intimidad e independencia. Cualquier respuesta nuestra, que ellos consideren que ataca alguno de estos objetivos, puede suponer el inicio de una discusión. Saber cómo negociar con ellos cualquier cuestión es algo vital para salir victoriosos en nuestras pretensiones.

¿PORQUÉ NEGOCIAR?

Las razones que defienden a las técnicas de negociación como herramientas útiles en la educación de un hijo adolescente (y de otras edades), son las siguientes:

  • Es una acción educada y civilizada para la resolución de conflictos.
  • El adolescente aprende esta forma de actuar, que le será útil toda su vida para las relaciones humanas.
  • Ayuda a mantener una buena comunicación entre padres e hijos y facilita la escucha.
  • Muestra que le tenemos respeto, que le tratamos como a un igual, eso le da confianza, le ayuda en la maduración y le transfiere responsabilidad al hacerle partícipe en la toma de decisiones (fundamental también para el desarrollo de la persona).

adolescentes negociación principios básicos Foto: Alain Bachellier (Flickr)

CUESTIONES A TENER EN CUENTA

  • Hay que dejarles siempre claros aquellos temas que no son negociables: tomar drogas, alcohol con conducción, tener relaciones sexuales sin protección adecuada, violencia o agresiones físicas, etc.
  • No te niegues de entrada a negociar con él, escucha siempre sus propuestas o peticiones. Después ya podrás esgrimir tus argumentos u opiniones.
  • Aquellas “técnicas” que venimos usando con ellos desde la infancia y siguen funcionando, mantenerlas, las que ya no sirvan, modificarlas o suprimirlas.
  • Aunque en ocasiones y, dependiendo de la naturaleza de la discusión, sea muy difícil, intenta siempre dialogar y negociar sin gritos, enfados, de forma relajada y civilizada. La actitud positiva siempre favorece que se de también en la otra parte. A veces el mejor “ataque” es hacer lo contrario de lo que el otro espera”. Si le comentas que valoras su petición y que tienes que pensarla, en vez de darle un grito nada más escucharla, estás obligándole a que, cuando tu le des tu propuesta y tus razones, el tenga que valorarla también y no se cierre en banda.
  • Ninguna técnica de negociación, influencia o persuasión es eficaz al 100%.
  • No se debe abusar de la llamada “psicología inversa”. Con ella intentamos, diciéndole, justo lo contrario de lo que queremos que haga, picarle en su orgullo, para que nos lleve la contraria y conseguir que haga lo que queríamos.
  • Poner en marcha la empatía y colocaros en la posición de vuestro hijo, intentad ver el problema desde sus ojos, problemas, intereses. Eso os dará una perspectiva más amplia y facilitará que lleguéis a una solución mutua. No esperéis que él se ponga en vuestra posición, él no ha pasado ya por haber formado una familia, pero vosotros sí por haber sido adolescentes.
  • Seleccionar el momento adecuado para hablar y negociar con ellos. Un momento distendido, sin prisas, en el que no haya habido tensiones y en el que todos estéis receptivos para la comunicación.
  • No empleéis frases del tipo de “porque si” o “porque lo digo yo”, cierran la comunicación, no le dais pie a explicarse, aumenta la tensión entre ambos e impedirán o dificultarán que la siguiente vez, él, quiera hablar o proponer algo.
  • No cedas ante presiones, amenazas, sobornos, mantente firme y pide explicaciones objetivas de sus comportamientos, luego da tus razones.
  • Como siempre, que vuestra opinión, padre y madre, sea la misma, hablad antes de responderle y poneros de acuerdo en las decisiones. Cualquier pequeña brecha en vuestra “unidad”, será aprovechada por él.
  • Intenta siempre buscar una solución que beneficie tanto a tu hijo como a ti. Para ello, no te quedará otra que ser original, y en ocasiones implicarte en sus actividades.

PRINCIPIOS DE LAS TÉCNICAS DE NEGOCIACIÓN O DE INFLUENCIA

Son aquellas técnicas que podemos usar para acercar posturas, entre nosotros y nuestros hijos, en aquellos temas en los que ha surgido alguna discordancia (Ej.: la hora de llegada).

Los expertos en psicología social han determinado que las técnicas de negociación o de influencia se basan en seis principios psicológicos, que son fundamentales en las relaciones humanas:

  • Reciprocidad: trata a los demás como quieres que te traten.
  • Escasez: valoramos más lo que es más difícil de conseguir.
  • Simpatía: nos gusta más hacer aquello que agrada a los que más queremos.
  • Validación social: tendemos a actuar como la gente que nos rodea.
  • Autoridad: obligación de obedecer al que manda.
  • Coherencia: importancia de mantener las mismas actuaciones o los compromisos adquiridos.

Estos seis principios son muy importantes porque son útiles en el mayor porcentaje de las discusiones (problemas de la adolescencia), porque se aprenden desde niños, porque están muy valorados socialmente y porque son usados por los expertos en persuasión (marketing).

adolescentes negociación principios básicos 2

Foto: adrian.coto (Flickr)

Para facilitar que las técnicas de negociación tengan éxito, seguir estos pequeños consejos:

  • Buscar un momento y un lugar oportuno para iniciar la negociación. Si estáis enfadados, aplazarlo.
  • Esperad a que todos los intervinientes en la misma, estén dispuestos para ello.
  • Utilizar siempre tonos, volúmenes y expresiones adecuadas. No gritéis y que no haya faltas de respeto, tampoco las toleréis de ellos.
  • Si alcanzáis algún acuerdo, concretadlo al máximo, con todos los detalles posibles, y si hace falta escribirlo, hacedlo.
  • Si no cumplen el acuerdo alcanzado, recordárselo y pedirles explicaciones y razones. Buscar las causas con ellos, y si no es solo culpa de ellos, reconocedlo, no les culpéis siempre de todo. Será el momento de volver a negociar.
  • No remarquéis solo lo negativo del adolescente, hay que seguir educándoles, y el refuerzo positivo es fundamental. Elogiar también sus logros y remarcar aquello en lo que destacan.

Hasta aquí este artículo introductorio, pero básico. Os invito a leer el siguiente ¿Cómo negocio con mi hijo adolescente? 7 Técnicas de negociación (se publicará en breve), donde ya os concreto las técnicas y os doy ejemplos de cómo aplicarlas.

Si queréis comentar no olvidéis hacerlo en nuestra página de Facebook

ENLACES RECOMENDADOS


Foto de Ed Yourdon vía Flickr licencia CC Atribución

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

, , , , ,

Desarrollado por WordPress. Diseñado por WooThemes