Superior

Accidentes en el hogar: un peligro constante II

Puntúa este artículo

Como continuación al post Accidentes en el hogar: un peligro constante I, os seguiré dando unos consejos para intentar prevenir los accidentes domésticos más frecuentes. Habíamos hablado ya de unos accidentes en el hogar (caídas, choques y golpes, intoxicaciones y quemaduras), ahora hablaré de otros accidentes de niños típicos en el ámbito doméstico.

tapaenchufes

ELECTROCUCIÓN: obtener una plena seguridad en el hogar para niños es verdaderamente difícil, pero hay cuestiones que podemos controlar un poco mejor que otras, el tema de la electricidad es una de ellas. No es por asustar a nadie, pero los efectos de la electricidad en un niño, pueden ir desde la simple quemadura hasta el paro cardíaco, así que sí, por lo menos a mí me preocupa, y eso que tengo a la pediatra en casa.

  • no tengáis objetos eléctricos nunca cerca de fuentes de agua (bañera, fregadero…) y no dejéis manipularlos a los peques.
  • por su puesto, cosa que hacemos todos los padres como primera medida, tapad todos los enchufes. Existen varios modelos, a mi personalmente los que más me gustan son los de pegatina, los pegas y luego tienes que girarlos con el enchufe del aparato para poder introducirlo. Son un poco engorrosos al principio, pero una vez le coges el truco, no dan problemas, y pueden quedar ahí puestos para siempre.
  • no manipuléis aparatos eléctricos que estén mojados o estando vosotros mojados, ni tampoco con los pies desnudos en contacto directo con el suelo, sea cual sea la superficie.
  • mantened toda la instalación eléctrica del hogar en buenas condiciones, no dejéis cables pelados, enchufes sueltos y por su puesto cuidado con la zona de los cables del ordenador, existen tubos para unificar y cubrir todos los cables del ordenador y sus periféricos.
  • Si vais a hacer alguna reparación, desconectar antes el interruptor general y los niños alejados de la zona de trabajo.

niño barandilla

Foto: Luis F Franco (Flickr)

AHOGAMIENTOS: el temible verano, ¿quien no ha escuchado por la tele alguna vez que un niño se ha ahogado en una piscina, bañera…? Es triste, pero pasa, piscinas, bañeras, estanques, fuentes, etc., son un peligro latente, sobre el que debe de prestarse especial atención.

  • supervisión constante es el arma principal que tenemos los padres, tan solo unos segundos de despiste pueden ser fatales.
  • primordial la seguridad frente a la comodidad o la estética a la hora de comprar artículos para el baño de los niños.
  • cuando son muy pequeños, con poquita agua les vale, no hace falta que les recreéis un lago artificial en la bañera. Pegatinas o alfombrilla antideslizante son fundamentales.
  • cuidado con que los jóvenes tomen demasiado sol, pueden sufrir algún tipo de desmayo si entran en el agua y esta está demasiado fría, por el cambio brusco de temperatura, es preferible pasar primero por la ducha.
  • cualquier piscina o piscinita (da igual el tamaño, no os confiéis), fuente, barreño, estanque o demás “contenedor” de agua de más de unos pocos litros es un peligro potencial para la seguridad de los niños. Deben estar inaccesibles, controlados, vacíos o con su cobertor correspondiente.
  • flotadores, “churritos”, burbujas, tablas, manguitos, están muy bien, pero no ofrecen una completa seguridad, no dejéis de vigilarlos. Y tampoco es recomendable que se los pongáis todos a la vez como si fueran el muñeco de Michelín, esto no es útil y tampoco les facilita el aprender a nadar y a mantenerse a flote.
  • siempre que podáis es conveniente hacer un curso de primeros auxilios, y reciclarse en ello con cierta frecuencia, puede ser crucial.
  • en mi propia experiencia, los cursos de natación son una elección formidable. Mis hijas llevan yendo desde que tenían 1 año de vida, las profesoras son maravillosas y no solo aprenden a nadar (la mayor, 4 años) y a mantenerse a flote (la pequeña, 2 años), si no que pierden también el miedo al agua, siempre con prudencia.
  • por favor, si tenéis algún tipo de fobia al agua, no hagáis a vuestros hijos partícipes de la misma, entiendo vuestro miedo, pero es mejor y más saludable para ellos que no lo “hereden”.

ASFIXIA:

  • vuelvo a insistiros en que si tenéis la oportunidad de hacer un curso de primeros auxilios no la dejéis pasar, puede ser vital si tenéis unos mínimos conocimientos.
  • prestad atención a los alimentos que les dais según la edad. Yo mismo he tenido dos episodios de inicio de asfixia con las dichosas patatas fritas de bolsa. No hay prisa en que prueben todos los alimentos, tienen toda la vida. Si aun son menores de 4 años evitarles los frutos secos, patatas fritas, palomitas y demás elementos que integran fiestas y celebraciones varias.
  • supervisar todos los juguetes, peluches y demás, que cumplan con las normativas de seguridad, que no se dividan en miles de pequeñas partes, y cuidado también con aquellos juguetes que se han roto y los arregláis o pegáis, a veces es preferible tirarlos y adquirir un nuevo, la parte arreglada puede volver a desprenderse. Yo personalmente desconfío muchísimo de todos los juguetes adquiridos en esas tiendas que ya sabéis, si esas que tienen miles de cosas y venden superbarato, y cuyos propietarios suelen ser de más allá de los Urales. No quiero darles mala publicidad, pero por lo general, y repito en mi experiencia personal, son de muy mala calidad, no se sabe la edad para la que son, no se sabe si han pasado o no los controles de seguridad… Yo prefiero gastarme un pelín más, y esto va también para los abuelos, tíos y demás familiares.
  • Prohibido, cuando aun son pequeños, facilitarles bolsas o elementos de plástico, pueden ponérselos en la cabeza. Especial atención con los globos, si lo muerde y/o se pincha y se traga un trozo que vaya a las vías respiratorias, tenemos un problema gordísimo. No les dejéis que muerdan o utilicen el rabillo del globo de segundo chupete, aunque aun no tengan dientes, pueden explotar. En el Ebook vamos a mostraros como hacer las maniobras para sacar elementos extraños de sus vías respiratorias, tanto si son bebés como si son más mayores (maniobra de Heimlich).
  • Cuidado con las cadenitas, correas de chupete, bufandas, cordones… pueden provocar estrangulación. Y por último tener cuidado también en parques donde haya una buena cantidad de arena, o en fiestas de barrios, cumpleaños, donde exista una fiesta de espuma, que no se sumerjan ni en la arena ni en la espuma, también puede provocarles asfixia.


Espero que os haya gustado, si consideráis que hay algún tipo más del que no he hablado y os resultaría interesante, comentádmelo, y me pongo manos a la obra. Si queréis comentar no olvidéis hacerlo en nuestra página de Facebook

ENLACES RECOMENDADOS

– Accidentes en el hogar: un peligro constante I (¡¡¡No dejéis de leerlo!!!)

Prevención de accidentes infantiles en el hogar (¡¡¡¡Buenísima!!!!)

Como prevenir accidentes domésticos

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

, , , , , , , , , , ,

Desarrollado por WordPress. Diseñado por WooThemes